La verdadera pirámide nutricional

¡Buenas tardes!

Bienvenidos a un nuevo post sobre nutrición. En la última entrada recalcamos la diferencia entre nutrirse y alimentarse y  definimos algunos conceptos importantes como nutriente, macronutriente o micronutriente. Puedes recordar la entrada hacienco click AQUÍ

 

Hoy  nos centraremos en estudiar los MACRONUTRIENTES

Llegados al punto en el que entendemos que para estar bien nutridos necesitamos alimentarnos de todos estos macronutrientes; Hidratos de carbono, proteínas y grasas. Pueden que nos surjan algunas preguntas ¿Qué alimentos contienen hidratos de carbono? ¿De dónde obtengo la proteína? Pueden parecer preguntas muy básicas, pero la realidad de mi día a día en consulta es que muchas veces no sabemos responderlas.

Los HIDRATOS DE CARBONO

Estos macronutrientes se encuentran en los alimentos que provienen de la tierra. Cereales (trigo, arroz, millo, cebada, centeno…) almidones ( papas) frutas y verduras. ¡Si! Las frutas y las verduras contienen principalmente hidratos de carbono. De hecho deben de ser la FUENTE PRINCIPAL de dichos macronutrientes.

Dicho de otra manera, hubo un boom en la industria alimenticia que situó como base de la pirámide nutricional a los hidratos de carbono procedente de cereales y almidones. No quiere decir que no puedan consumirse en baja cantidad en nuestra dieta, pero en absoluto deben de ser la fuente principal de energía.

No es tan descabellado todo lo anteriormente comentado si tenemos en cuenta que el ser humano se ha alimentado siempre de lo que la naturaleza le aportaba: FRUTA Y VERDURAS. El cultivo de cereales fue introducido mucho más tardíamente  y por tanto es lógico pensar que nuestro organismo lo necesita en menor medida.

 

las PROTEÍNAS 

Este macronutriente se encuentra en todo lo que se mueve: AVES, CARNES , PECES y también en el huevo. Dentro de este grupo de alimentos debemos consumir en menos cantidad la carne roja grasa.

 

Las GRASAS

Tan temidas y con tan mala reputación en los últimas décadas. Las grasas son necesarias en cantidades adecuadas para nuestro organismo, y por supuesto dentro de este grupo hay grasas más necesarias que otras. Debemos evitar las que contienen alto porcentaje de ácidos grasos omega-6 y grasas saturadas. Aumentando el consumo de las grasas ricas en ácidos grasos omega-3. Por tanto los mejores candidatos para aportar esa valiosa fuente de grasa para nuestro organismo son: el aceite de oliva, frutos secos y el aguacate.

Como puedes ver mantener una nutrición adecuada es mucho mas fácil de lo que puede parecer. Siguiendo la lógica de la evolución natural del ser humano debemos alimentarnos de lo que nos ofrece el entorno: Verduras y frutas como fuente principal de hidratos de carbono, pescados y carnes bajas en grasa como fuente de proteína y una pizca de grasa “buena” con frutos secos, aceite de oliva o aguacate. El resto de alimentos: Cereales, lácteos… deben consumirse en menor medida.

 

Dra. Beatriz Martín 

Consultas de Nutrición: 675246816, 922388813

Anterior

Suave

Siguiente

Monito

2 Comentarios

  1. Amparo

    Me parecen muy interesantes este tipo de post. Feliz día, Amparo http://www.fanofstyle.es/

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén